martes, 3 de marzo de 2015

Venecia....la città è bella....

Ya es la tercera vez que visito Venecia y parecería que ya no tiene secretos para uno...sin embargo, volver es como descubrirla de nuevo...con algo más de frío, con algo más de bruma, con algo menos de gente...


Salir de la Ferrovia de Santa Lucia, es acceder a un espectáculo grandioso...en lugar de lo que se ve en otras ciudades..coches, gente, autobuses, edificios insulsos..aquí se te ofrece un decorado magnífico..iglesias. palazzos, góndolas, vaporettos...


Pasas el puente y ya te envuelven las callejas estrechas, los sotoportaccios...los canales y canaletos...
¿Dónde mirar?...
¿Iglesia?...solamente hay 31


¿Palazzos?...unos cincuenta en el Canal Grande ..esos los famosos...no contamos los palacetes venidos a menos
Y así ¿cómo saber dónde mirar?...al final, te dejas llevar y de vez en cuando, te detienes a contemplarlos...
Como buen viajero, tenía claro lo que no me iba a perder...

Alguna de las "scuolas"..
Eran organizaciones que se dedicaban a la caridad...había unas 500 en el s. XVII..Dos de ellas: la de San Giovani  y la de San Rouco...están en unos edificios que te dejan con la boca abierta...


El Puente del Rialto
Tuvimos que abrirnos paso casi a codazos....las tiendas de recuerdos, las joyerías, el personal haciéndose selphis...


La Fenice
El célebre teatro de la ópera...eso sí, solamente por fuera..El ver la programación de la temporada te ponía los dientes largos...


El Gran Canal
Oteado en primera instancia desde multitud de callejones que dan a él y tranquilamente sentados en un vaporetto, canal arriba, canal abajo disfrutando del paisaje...


La Plaza de San Marcos
En palabras de Napoleón.."el salón más bello de Europa"...sobran las palabras...conformémonos con las fotos...


La Basílica de San Marcos

Tuvimos la suerte de que tocaba "day free" y nos ahorramos una pasta....todas las entradas en Venecia son carísimas...
La iglesia solo tiene unos 4000 metros cuadrados de mosaicos recubiertos de pan de oro...y como remate la famosísima "Pala d' Oro, recubierta de montón de piedras preciosas...




El Palacio de los Dux
Abierto al Canal grande, allí es donde llegaban las naves comerciales de la Serenísima República a llevar sus tesoros de Oriente...y por allí entraron las ratas que con sus pulgas transmitieron la Peste Negra que consiguió matar a la mitad de la poblacíón europea a lo largo de la Edad Media...



Curiosos los ropajes de los médicos medievales que se tapaban la cara con una especie de pico relleno de hierbas olorosas..¡ para lo que les servía!...



Hoy día son un reclamo en los Carnavales

El Puente de los Suspiros

Los Dux se las gastaban duras con sus enemigos...desde las cárceles del Palacio trasladaban los presos hasta el lugar de su ejecución..pasaban poir el dichoso puente y a través de las celosías veían por última vez el mar y el cielo...de ahí los suspiros...hoy solo verían los montones de cámaras haciendo fotos....

El Arsenal
No fue Henry Ford el inventor de la producción en cadena....los venecianos en la Edad Media, ya tenían montada una "fábrica de galeras"...en cuestión de horas, eran capaces de dar salida por el canal del Arsenale a una embarcación completamente montada, artillada y avituallada...


Por cierto...hacía un frío que pelaba...

La Pinacoteca de la Academia
También nos tocó libre de pago....Napoleón, además de admirar la plaza de San Marcos, se dedicó a reunir en la Academia, la mayoría de las pinturas de las iglesias de la ciudad....
Así se hizo un gran almacén de cuadros, entre las que destacan algunas obras maestras de Tintoretto, Giorgione y Tiziano...
Os recomiendo dos de ellas:
La Tempestad de Giorgione...enigmático cuadro que os invito  a descubrir 


La Cena en casa de Leví...inmenso lienzo de Veronese...recibió el encargo de una Santa Cena y va y me pone montón de borrachos, bufones, etc .Los promotores, se escandalizaron y rechazaban la obra..el pintor, cambió el título y ya no hubo problema



Como era lógico, nos dedicamos  a recorrer la laguna en barco, saltando de isla en isla y disfrutando, eso sí, de un paisaje brumoso, lo que nos ofrecía cada una de ellas...

 San Michele....última morada de los venecianos....





Un cementerio bastante peculiar, no solo porque los entierros llegan en góndola mortuoria, sino porque la estancia es por tiempo limitado...a los diez años....¡ al osario!...



Supongo que aquí también habrá excepciones, porque pude ver mausoleos espectaculares que llevan allí varios siglos..


Por cierto, también fue idea de Napoleón el sacar los muertos de la ciudad y llevarlos a esa isla...¡ higiénico que era el hombre!...



Murano.. toda en vidrio...
Y es que cuando llegas allí, todo lo que ves son fábricas de vidrio soplado....
Venecia tenía la exclusividad de este tipo de cristal y guardaban celosamente...tanto es así que los artesanos tenían prohibido abandonar la isla bajo pena de muerte...


Hoy el susto te lo dan los precios de los cacharritos de vidrio que tienen que competir con los "Made in China", bastante más baratos...


¿Qué costaría esta fuente de cristal, que además es una obra de arte reconocida?...

Burano....todo encaje
Cuenta la leyenda, que un marino de esta isla resistió el cántico traicionero de las sirenas malas...las buenas, le dieron un tul de espuma de mar...el hombre se lo regaló a su novia y ..¡ se convirtió en encaje!....Por eso ahora, todas las abuelas del lugar, se pasan el día dale que dale a los bolillos...y las nietas...dale que dale a la venta...
Tienen una gran afición a destacar su casa, pintándola cada una de un color diferente, lo que da al pueblo, un aspecto encantador...



Ya fuera de circuito turístico, nos dedicamos a recorrer el antiguo ghetto judío...



A Venecia le cupo el triste honor  de crear el primer ghetto del mundo, para encerrar a llí a los judíos..
Dedicaron una parte del barrio del Carnegio a concentrarlos allí, dejando dos puertas que se cerraban por la noche...

De nuevo Napoleón, al conquistar la ciudad dijo que de eso nada...que los judios podían vivir donde quisieran...pero seguramente ellos ya estaban acostumbrados y siguieron viviendo alli¡..
Sinagogas...escuelas rabínicas...comercios...residencias....



Todo ello, facilitó mucho la tarea exterminadora de los nazis que de los 1500 habitantes del ghetto, consiguieron que solo 8 regresaran..


Un emocionante recuerdo en forma de pared de campo de concentración con bronces alusivos a la barbarie, muestran el respeto de los venecianos...



Hoy día el barrio sigue habitado, hay comercios de recuerdos hebreos y pastelerías y restaurantes kosher....así como un museo en una de las sinagogas....



Dos días no dan más de sí...tuvimos que decir..."Arrivederci Venezia"...¿volver?...¡Qui lo sà!







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada